Exportar (0) Imprimir
Expandir todo
Expandir Minimizar
Personas que lo han encontrado útil: 1 de 1 - Valorar este tema

Rendimiento de Exchange Server 2003: diez aspectos que no se deben olvidar

 

Última modificación del tema: 2006-06-13

El rendimiento de los servidores de Microsoft® Exchange es un tema complicado que se puede ver desde diferentes puntos de vista. Para simplificar el tema, hemos planteado diez asuntos relacionados con el diseño, la creación y el funcionamiento de Exchange Server 2003 para obtener un rendimiento óptimo. También hemos incluido vínculos a otros recursos que pueden ofrecerle detalles adicionales. Esta lista se centra en Exchange Server 2003, pero hay principios básicos que también se aplican a Exchange 2000 Server y Exchange Server 5.5.

Disponer de una arquitectura sólida sobre la que implementar servidores de Exchange es como poner unos cimientos sólidos antes de construir una casa. Si los cimientos son defectuosos, da igual lo bien que esté construida la casa.

Tal y como se indica en la guía Diseño de un sistema de mensajería de Exchange Server 2003, antes de diseñar el sistema de mensajería basado en Exchange, tendrá que recopilar información tanto técnica como comercial. Exchange depende de un gran abanico de tecnologías de infraestructura, como redes TCP/IP, servicios de resolución de nombres (DNS y NetBIOS), el servicio de directorio Active Directory® e Internet Information Services (IIS). Si alguno de estos componentes de estructura genera un error, sufre una sobrecarga o su seguridad se ve comprometida, el rendimiento de Exchange puede verse afectado, o peor aún, puede que los usuarios o clientes finales no puedan usar el correo electrónico.

Es especialmente importante asegurarse de que un servidor de catálogo global está disponible para sus servidores de Exchange y clientes de Outlook, y que se dispone de suficiente ancho de banda de red disponible.

Todos los usuarios y los servidores de Exchange deben disponer de un acceso rápido al servidor de catálogo global. La proximidad del servidor de catálogo global tanto al servidor de Exchange como al equipo cliente afecta directamente al rendimiento del cliente. Se debe instalar, al menos, un servidor de catálogo global en cada dominio que contenga servidores de Exchange; en organizaciones grandes, para lograr un rendimiento óptimo se requieren servidores de catálogo global adicionales. Además, si el servidor de Exchange y el cliente Microsoft Office Outlook® no están en el mismo sitio de Active Directory, se recomienda considerar la posibilidad de utilizar el valor del Registro "Catálogo global más cercano" en el cliente Outlook.

Por sitio, debe haber una relación de 4:1 entre los procesadores de Exchange y los procesadores de servidores de catálogo global, considerando que los modelos y las velocidades de los procesadores sean similares. Sin embargo, una mayor utilización del servidor de catálogo global, implementaciones grandes de Active Directory, un mayor uso de las aplicaciones o grandes listas de distribución puede hacer necesario más servidores de catálogo global. Exchange 2003 puede utilizar servidores de catálogo global que tengan instalados hasta ocho procesadores.

  • Para alcanzar un rendimiento óptimo, se deben cumplir ciertos requisitos del ancho de banda. Para clientes MAPI, puede multiplicar el número de usuarios simultáneos por 2,5 Kbps a fin de calcular los requisitos de ancho de banda. Para usuarios MAPI muy activos, se recomienda multiplicar por 3 Kbps. Para obtener un rendimiento óptimo, deberá asegurarse de que el ancho de banda de red disponible es, al menos, un 20 por ciento mayor que la cantidad necesaria para las comunicaciones cliente/servidor y servidor/servidor.
  • Para un rendimiento óptimo de Outlook Web Access, es recomendable implementar Internet Explorer 6 con Service Pack 1. Para asegurarse de que la compresión de Outlook Web Access funciona, deberá habilitar HTTP 1.1 (incluido HTTP 1.1 a través de las conexiones de proxy en los casos en que se utilizan servidores proxy). Para obtener más información acerca de la mejora del rendimiento para los usuarios de Outlook Web Access, consulte el artículo 327675 de Microsoft Knowledge Base, Cómo aumentar el rendimiento de Outlook Web Access (OWA).

Una pregunta muy frecuente que formulan los arquitectos de Exchange Server es ¿Cuántos usuarios puede admitir un único servidor de Exchange 2003 sin poner en riesgo el rendimiento? O, como mis amigos suelen preguntar: Tengo X usuarios. ¿Podría decirme cuántos servidores necesito? Tal y como Sam Khavari señaló en su blog (página en inglés) en mayo de 2004, es difícil dar una respuesta clara a la pregunta sobre el tamaño del servidor. Los requisitos mínimos del sistema para Exchange 2003 son los mismos que para Exchange 2000, por lo que, si se pasa de Exchange 2000 a Exchange 2003, no será necesario que actualice el hardware. No obstante, tendrá que plantearse si va a usar los servidores de manera diferente una vez instalado Exchange 2003. Por ejemplo, si tiene pensado utilizar grupos de distribución basados en consultas, puede que necesite un hardware más eficaz para que los servidores amplíen las consultas.

En casi todos los casos, no necesitará más de 4 GB de memoria física en un servidor de Exchange. Exchange no puede utilizar más de 3 GB de memoria física y no admite tecnologías de memoria ampliada, como Extensiones de dirección física. Cuando se instalan 4 GB en un servidor de Exchange, suelen usarse 3 GB para Exchange y el resto, para Microsoft Windows® y aplicaciones complementarias (como software de copias de seguridad, antivirus, software de administración y otro software de apoyo).

Asegúrese de que usa el hardware adecuado para Exchange 2003:

Si desea obtener especificaciones más concretas, utilice las siguientes herramientas de tamaño del hardware:

El objetivo de optimizar un servidor de Exchange es disminuir el tiempo de respuesta del servidor a la vez que se aumenta el número de usuarios admitidos. El rendimiento óptimo se logra ajustando y configurando correctamente cada servidor de Exchange.

Al optimizar un servidor, empiece por el hardware y hágase dos preguntas:

  • ¿Hay alguna actualización de BIOS, firmware o controlador que tenga que aplicar? Consulte al fabricante de hardware para ver si están disponibles las actualizaciones para la BIOS del servidor, la BIOS y el firmware del controlador, el firmware de la tarjeta de interfaz de red, el firmware de la unidad de cinta, el firmware del plano de fondo, etc. Muchas actualizaciones de firmware contienen actualizaciones de controladores que deben aplicarse en primer lugar, por lo que le aconsejamos elegirlas correctamente. Antes de aplicar las actualizaciones a los sistemas, pruébelas en un entorno de laboratorio que imite su entorno de producción. Si no está disponible un entorno de laboratorio, plantéese la posibilidad de probar en un entorno de laboratorio virtual mediante tecnología como Microsoft Virtual PC 2004 (página en inglés) o Microsoft Virtual Server 2005 (página en inglés).
  • ¿Hay componentes de hardware que se puedan ajustar o desactivar para conservar recursos o reducir la superficie de ataque (Relative Attack Surface Quotient [RASQ]) (página en inglés) del sistema? Puede que haya uno o varios componentes de hardware habilitados en sus servidores que, en realidad, no son necesarios. Puertos COM, puertos paralelos y puertos USB son algunos ejemplos. Por supuesto, estos puertos son útiles cuando se lleva a cabo una depuración avanzada o al ejecutarse en un entorno sin luz, pero si no realiza estas actividades, no necesitará estos puertos. Desactivarlos también puede aumentar la seguridad física porque al deshabilitarlos habrá menos canales E/S en el sistema.

¿Hay formas en que se puede ajustar Windows para aumentar el rendimiento? Claro. Empiece deteniendo todos los servicios innecesarios. Para obtener una lista de los servicios predeterminados y sus valores de inicio, consulte Default settings for services (página en inglés) en la documentación del producto Windows Server 2003. Asimismo, para obtener una lista de los servicios de Windows necesarios para Exchange Server 2003, consulte "Dependencias de los servicios de Exchange Server 2003" en la Guía de referencia técnica de Exchange Server 2003, así como la Guía para reforzar la seguridad de Exchange Server. Entre los servicios innecesarios suelen incluirse:

  • El explorador del equipo
  • El sistema de archivos distribuidos
  • El cliente de seguimiento de vínculos distribuidos
  • El coordinador de transacciones distribuidas (excepto en un clúster de Exchange)
  • La cola de impresión (excepto en un servidor Exchange que también se utilice como Terminal Server)
  • El programador de tareas
  • La configuración inalámbrica

También deseará ajustar el uso compartido de archivos e impresoras de Microsoft Networks (también denominado administración de memoria), que se basa en la función del servidor de Exchange y el número de buzones que hay en el sistema. En servidores front-end, los servidores cabeza de puente y de buzón o carpeta pública que sirven a menos de 500 clientes, ajuste la administración de memoria para guardar archivos en la memoria caché. En los servidores de carpetas públicas y de buzones que sirven a 500 clientes o más, ajuste la administración de memoria para las aplicaciones de red.

Si Exchange ya se está ejecutando en alguno o todos de sus servidores de mensajería, la forma más sencilla de comprobar que Exchange y Windows se han ajustado correctamente es descargar y utilizar la herramienta Microsoft Exchange Server Best Practices Analyzer (ExBPA).

Exchange 2003 es compatible con XML, WebDAV y páginas Active Server, así como con tecnologías de acceso de datos, como OLE DB y ActiveX Data Objects (ADO). Puede encontrar una lista completa de las tecnologías de desarrollo de Exchange disponibles en el Exchange Server 2003 Software Development Kit (página en inglés). Por lo general, cuantas más aplicaciones manipulen los datos, más E/S por usuario se necesitarán (debido al aumento en los índices, carpetas de búsqueda, conversión de contenido, así como un aumento en el número de solicitudes por usuario).

Independientemente de la tecnología o lenguaje que use, tenga en cuenta los siguientes aspectos relacionados con el rendimiento:

  • Deep Traversals (página en inglés) Como los deep traversals (recorridos profundos) pueden, potencialmente, examinar todas las carpetas de la jerarquía, deben usarse con moderación para reducir la carga del servidor. Por lo general, evite utilizar recorridos profundos para buscar en grandes carpetas públicas y en grandes jerarquías de carpetas públicas.
  • Message tracking searches using Windows Management Instrumentation (WMI) (página en inglés) Las características de seguimientos de mensajes en Exchange 2003 permiten que los administradores realicen un seguimiento de los mensajes que pasan a través de los transportes de Exchange. Entre otras cosas, el seguimiento de mensajes permite diagnosticar problemas de transferencia de mensajes y comprobar que la configuración de enrutamiento de Exchange funciona correctamente. Los administradores de Exchange pueden utilizar WMI para tener acceso a Exchange_MessageTrackingEntry Class (página en inglés) mediante programación. Al hacer esto, es recomendable el uso de restricciones de fecha y hora. Sin este tipo de restricciones, se buscan todas las entradas de seguimiento de mensajes y se reduce el rendimiento general del servidor.
  • Registering store event sinks(página en inglés) Si tiene que registrar un receptor de eventos para todos los buzones de un almacén, deberá registrar un receptor para los eventos de todo el almacén. Cuando Exchange se inicia, busca y carga todos los receptores de sucesos registrados, lo cual tarda algún tiempo. Al utilizar muchos registros de receptor de eventos individuales, en lugar de un único elemento para todo el almacén, aumentará de manera significativa el tiempo de inicio del servidor.
  • Using store event sinks (página en inglés) Tenga cautela al ejecutar receptores de eventos de almacén, especialmente al utilizar receptores sincrónicos. Se activa un receptor de eventos sincrónico después de una solicitud de datos al almacén de Exchange pero antes de que el elemento se valide en el almacén. El receptor sincrónico de eventos tiene un control exclusivo sobre el elemento mientras lo procesa. Por lo tanto, un receptor complejo o mal escrito puede bloquear un recurso durante cierto tiempo, o incluso doblegar al servidor de Exchange.
  • Use Search Folders (página en inglés) para las consultas de búsquedas repetidas. Si utiliza con frecuencia la misma consulta de búsquedas, es recomendable tener una carpeta de búsqueda. Al crear una carpeta de búsqueda, se especifica una consulta SQL que el almacén de Exchange utiliza para rellenar la carpeta con los elementos. Una vez rellenada la carpeta, los vínculos a todos los elementos que coinciden con la solicitud se colocan en la carpeta. La consulta SQL se ejecuta en segundo plano y actualiza periódicamente la carpeta, lo que implica un uso más eficaz de los recursos del sistema. Una vez dicho esto, no use más carpetas de búsqueda que las necesarias. Si es posible, utilice pequeños ámbitos para las búsquedas.
  • MAPI Object Limits (página en inglés) Antes de desarrollar aplicaciones basadas en MAPI para Exchange 2003, familiarícese con los límites de MaxObjsPerMapiSession. Cada objeto solicitado mediante MAPI necesita recursos (concretamente, memoria en el espacio de dirección del almacén) en el servidor. Si una aplicación no cumple con los límites configurados, consumirá una cantidad desproporcionada de recursos y degradará el rendimiento.

Resulta común encontrarse con aplicaciones que se ejecutan en un servidor de Exchange que funciona junto con Exchange. Entre otros ejemplos se encuentran las aplicaciones antivirus, contra correo no deseado, de filtrado de contenido y archivos de datos adjuntos, de copia de seguridad, y de flujo de trabajo y colaboración. Deberá asegurarse de que cualquier software de terceros instalado en los servidores de Exchange es compatible con Exchange 2003 y ejecuta las versiones más recientes (incluidos los Service Pack y las correcciones). Para asegurar la compatibilidad, lo ideal sería que comprobara todas las interacciones del software en un laboratorio antes de aplicar dicho software a un entorno de producción.

Los problemas con el antivirus, el filtrado de contenido, el software de copia de seguridad, etcétera, pueden resultar difíciles de solucionar porque se pueden manifestar como problemas con Exchange o Windows. Se han dado varios casos en los que el software antivirus provocó que el proceso Almacén de información de Microsoft Exchange (Store.exe) consumiera cantidades excesivas de tiempo de la CPU. También se ha observado otro software en un servidor de Exchange que provoca que el proceso de Autoridad de seguridad local de Windows (Lsass.exe) consuma cantidades elevadas de memoria y tiempo de la CPU.

Si sospecha que una aplicación degrada el rendimiento del servidor de Exchange, lo primero que deberá hacer es deshabilitarla temporalmente y ver si el rendimiento vuelve a los niveles esperados. De hecho, si llama a los Servicios de soporte técnico para informar de un problema de rendimiento lento, lo más probable es que una de las cosas que recomienden sea deshabilitar las aplicaciones de terceros.

Exchange, IIS y Windows publican una lista detallada de objetos y contadores de rendimiento que se pueden utilizar como línea de base, para analizar tendencias y para supervisar de forma proactiva cada uno de los cuatro "grupos de alimentación" del servidor: procesador, memoria, disco y red. Muchos contadores relacionados con Exchange que deseará supervisar se enumeran en el Apéndice B, "Definiciones de los contadores de rendimiento" de la Guía de rendimiento y escalabilidad de Exchange Server 2003. Para obtener más información sobre cómo se aíslan las degradaciones del rendimiento y la forma en que se utilizan las herramientas y los productos existentes [como el Monitor de rendimiento, Load Simulator 2003 (página en inglés), Exchange Server Stress and Performance 2003 (página en inglés) , Network Monitor y Filemon], consulte Solución de problemas de rendimiento de Microsoft Exchange Server.

Si conoce los contadores que hay que supervisar, habrá ganado media batalla, pero también debe saber cuándo hay que supervisarlos. Cuando un servidor de Exchange está en línea por primera vez, lo hace en un estado transitorio. La duración del estado transitorio del servidor de Exchange varía en función de muchos factores, como el número de procesadores, la cantidad de memoria instalada y la carga que está administrando. En términos generales, el estado transitorio dura entre dos horas y un día.

Una vez terminado ese periodo, Exchange pasa a un estado fijo en el que mostrará una carga coherente con una variación predecible. Este estado permanece hasta que la carga cambia o hasta que se produce algún suceso externo (como una copia de seguridad nocturna, la restauración de datos, el mantenimiento de la base de datos, etc.).

Cuando esté listo para supervisar los servidores, en la página Solución de problemas de rendimiento de Microsoft Exchange Server encontrará diversos contadores de rendimiento y sus umbrales aceptables. Existen varios métodos para recopilar y supervisar los datos del contador de rendimiento:

  • La herramienta integrada Monitor de sistema de Windows (también llamada Monitor de rendimiento y Registros y alertas de rendimiento).
  • Los sample WMI scripts (página en inglés) disponibles para Exchange 2003.
  • El Performance Monitor Wizard (página en inglés). Se trata de una herramienta relativamente nueva que simplifica el proceso de recopilación de registros de supervisión de rendimiento. Esta herramienta puede crear registros para solucionar problemas del sistema operativo o del rendimiento del servidor de Exchange.

También puede utilizar la herramienta Server Performance Advisor (página en inglés) para diagnosticar las causas principales de los problemas de rendimiento en un servidor que ejecuta Windows Server 2003, incluidos los problemas de rendimiento para IIS 6.0 y Active Directory.

Si su organización utiliza Microsoft Operations Manager (MOM), puede conseguir una supervisión más detallada del estado de Exchange mediante el paquete de administración de Exchange Server 2003 para MOM 2000. Para obtener más información sobre las reglas disponibles en este paquete de administración, consulte las siguientes guías:

El tiempo de inactividad no planeado de un componente de la infraestructura utilizado por Exchange o Outlook (como un servidor de catálogo global) puede provocar una reducción significativa del rendimiento. Una forma de minimizar estos errores, que, a su vez, puede ayudar a minimizar la cantidad general de tiempo de inactividad no planeado, es adoptar y seguir directrices específicas en torno a las operaciones, administración de cambios y administración de configuración. Durante más de diez años, Microsoft ha publicado y desarrollado estas orientaciones en dos estructuras complementarias y perfectamente integradas: Microsoft Operations Framework (MOF) (página en inglés) y Microsoft Solutions Framework (MSF) (página en inglés).

Ya sea el único administrador de TI de la organización o miembro de un equipo de TI, plantéese las siguientes preguntas:

  • ¿Lleva a cabo su organización, de forma rutinaria, un gran número de cambios en la infraestructura existente (servidores, estaciones de trabajo y aplicaciones)?
  • ¿Suele enfrentarse la organización a problemas de infraestructura o aplicaciones en la producción?
  • ¿Considera que se tarda mucho tiempo en restaurar el servicio en su organización debido a que los rutas de escalado no son claras?
  • ¿Ha sufrido su organización un bajo rendimiento de Exchange o tiempo de inactividad de Exchange debido a errores de las personas o del proceso?

Si ha respondido que a alguna de estas preguntas, MOF o MSF pueden ayudarle a resolverlas. Para obtener más información sobre la forma en que MOF se relaciona con Exchange y con el rendimiento de Exchange, consulte la Guía de operaciones de Exchange Server 2003.

La resolución de problemas de forma rápida (y, en algunos casos, permanente) puede mejorar en gran medida el rendimiento de Exchange. Tanto Exchange como Windows contienen herramientas de solución de problemas y servicios que informan de errores que se pueden utilizar para diagnosticar y resolver problemas. Y ambos productos contienen documentación sobre cómo solucionar problemas. No obstante, puede ser difícil saber qué herramienta utilizar y cuándo hacerlo, especialmente si está en un aprieto intentando solucionar un problema.

Al realizar el análisis de las causas principales, lo más es importante es delimitar el problema. Además de reducir el tiempo que tarda en reducir problemas, delimitar rápidamente el problema suele reducir el número de recursos utilizados, a la vez que se aumenta la satisfacción de los usuarios cuyo problema se está solucionando. El tema "Aislamiento de las causas de un rendimiento degradado" de la Solución de problemas de rendimiento de Exchange Server 2003 ofrece información sobre la forma de aislar la causa de un rendimiento degradado. Los contadores de rendimiento enumerados en esta guía también son útiles a la hora de solucionar problemas de rendimiento.

¡Asegure la infraestructura de Exchange o tendrá muchos problemas! En lo que se refiere a Exchange, la seguridad se presenta de varias maneras: permisos y funciones, antivirus, evitar el correo no deseado, refuerzo, mensajería segura y acceso remoto seguro, por citar sólo algunas características. Además de comprometer la integridad de un sistema, la destrucción de datos y el robo de información confidencial o propiedad intelectual, unos ajustes incorrectos relacionados con la seguridad pueden provocar una reducción importante en el rendimiento.

Para ayudar a que la infraestructura de Exchange ofrezca el mejor rendimiento posible, eche un vistazo a Top 4 Exchange Security Best Practices (página en inglés). Al igual que sucede con todos los servidores y estaciones de trabajo basados en Windows, también querrá que los sistemas dispongan de las actualizaciones de seguridad más recientes (página en inglés).

Ya que el correo electrónico no deseado consume recursos y puede ralentizar el rendimiento, familiarícese con las capacidades contra correo electrónico no deseado de Exchange 2003 y eche un vistazo a Exchange Intelligent Message Filter (página en inglés). Cuantos menos correos electrónicos no deseados procesen los servidores de Exchange, mejor será el rendimiento que se obtendrá.

Por último, recomendamos la revisión de los siguientes documentos relacionados con la seguridad:

Cuando se trata del rendimiento de Exchange, el almacenamiento no es simplemente un amigo, sino que es su mejor amigo. La solución de almacenamiento puede mejorar o empeorar el rendimiento. De hecho, la causa principal de los problemas de comunicación relacionados con RPC entre Outlook y Exchange es la latencia del almacenamiento. Deberá tener en cuenta varios factores a la hora de diseñar e implementar una solución de almacenamiento de alto rendimiento para los servidores de Exchange. Entre estos factores se incluyen:

  • Los tiempos de respuesta del usuario
  • La respuesta del sistema
  • La capacidad de proceso de los mensajes
  • El funcionamiento y la disponibilidad
  • Los acuerdos de nivel de servicios de recuperación y copia de seguridad de Windows
  • Satisfacción global del cliente

Probablemente se haya dado cuenta de que la capacidad no está en la lista. Cuando se trata de soluciones de almacenamiento de Exchange, un error que se repite con frecuencia es la adquisición de discos y subsistemas de discos basándose únicamente en su capacidad. La creación de una solución de almacenamiento de Exchange de alto rendimiento requiere saber algo más aparte de cuánto espacio de disco se necesita.

Antes de comprar una solución de almacenamiento para sus servidores de Exchange, recomendamos la revisión de los siguientes elementos:

Alcanzar un rendimiento óptimo para un sistema de mensajería basado en Exchange requiere el planteamiento y el análisis de una gran variedad de componentes de infraestructura. Exchange Server 2003 se integra con muchos factores externos y depende de ellos; por lo tanto, el rendimiento de Exchange se basa, en parte, en el diseño y estado de estos factores externos.

 
¿Te ha resultado útil?
(Caracteres restantes: 1500)
Gracias por sus comentarios
Mostrar:
© 2014 Microsoft. Reservados todos los derechos.