Exportar (0) Imprimir
Expandir todo
Expandir Minimizar

Retrospectiva de la herramienta Microsoft Exchange Server Analyzer

 

Última modificación del tema: 2006-02-13

En este artículo, ofrezco información sobre la historia de la familia de herramientas Microsoft Exchange Server Analyzer, el desarrollo de la tecnología y su uso hasta el momento. Asimismo, incluyo una breve presentación del equipo que ha desarrollado las herramientas y la evolución prevista para las mismas en el futuro.

En Microsoft, nos esforzamos siempre por mejorar el servicio y la asistencia a los clientes. Por ello, identificamos una situación como crítica o "CritSit" (del inglés "Critical Situation") cuando el cliente necesita ayuda urgente para resolver un problema que interrumpe el servicio a los usuarios finales y afecta a las operaciones importantes de la empresa. Cuando se produce una CritSit, un equipo completo de empleados de Microsoft, entre los que se incluyen el departamento de servicio y asistencia al cliente de Microsoft, los servicios técnicos de Microsoft o los departamentos de consultoría, administración de cuentas y desarrollo de productos, colabora para solucionar el problema del cliente y recuperar el sistema lo antes posible.

A finales del año 2003, el equipo de Exchange Server comenzó a detectar tres importantes tendencias en las CritSit de Exchange Server:

  • Estas situaciones críticas se volvían cada vez más frecuentes.
  • Más del 60% de todas las CritSit de Exchange Server se debían a problemas de configuración, no a errores del producto.
  • En algunos nuevos casos de CritSit, otros clientes habían tenido el mismo problema pocos meses antes.

Resultaba frustrante comprobar que un sencillo cambio en la configuración pudiera tener unas consecuencias tan importantes en la naturaleza de aspectos esenciales de un entorno de mensajería electrónica. Además, comprobamos con decepción que se repetían CritSit similares en otros clientes. Se necesitaba una herramienta que analizará de forma programada los servidores de Exchange e indicara cualquier aspecto que pudiera causar problemas de rendimiento, escalabilidad y disponibilidad.

En enero de 2004, envié por correo electrónico una idea para dicha herramienta a Jon Avner, uno de los principales desarrolladores del equipo de Exchange. Como Jon había estado trabajando en una idea parecida, en sólo unos días, desarrolló la especificación y las funciones de la herramienta y me envió la información por correo electrónico. A continuación, en un solo fin de semana, Jon diseñó lo que sería la primera versión de la Herramienta Microsoft Exchange Server Best Practices Analyzer, que entre nosotros conocemos como la herramienta ExBPA.

En ese momento, no comprendimos realmente la importancia de la tecnología que habíamos creados. Durante muchos años, Jon había acumulado la experiencia y los conocimientos de desarrollo necesarios para crear un marco genérico que pudiera aplicarse a prácticamente cualquier escenario, ya fuera de Exchange o de otro tipo. Por mi parte, yo había dedicado varios años al diseño y la solución de problemas de amplias topologías de Exchange y poseía los conocimientos y la experiencia necesarios para reunir una lista de comprobaciones que la herramienta debía realizar.

La herramienta de Jon resultaba excelente para la recopilación de datos de muchos espacios de nombres diferentes: entre otros, el servicio de directorios de Active Directory, el Registro y el instrumental de administración (WMI) de Microsoft Windows. Cuando algún cliente tenía un problema, un ingeniero del departamento de servicio y asistencia al cliente pedía al administrador que ejecutara la herramienta y, a continuación, examinaba la amplia información recopilada para diagnosticar la causa principal del problema.

Sin embargo, aunque la herramienta reunía mucha información importante, no disponía de ningún medio para estructurarla y analizarla automáticamente. Entonces, decidimos ponernos en contacto con Jack Bennetto, un experto en automatización con amplios conocimientos de XML Path (XPath), un lenguaje muy completo que permitía desplazarse eficazmente por la jerarquía de un documento XML. En pocas semanas, Jack había desarrollado un motor de análisis que incorporamos al motor de recopilación de Jon. Gracias al nuevo motor de Jack, pudimos publicar una serie de "reglas" que generarían un mensaje basado en un umbral establecido. Si el valor recopilado no estaba dentro del intervalo admitido, se "dispararía" una regla.

Como todo parecía ir bien, decidimos ejecutar la nueva herramienta en nuestra topología interna de Exchange aquí en Microsoft; pero no funcionó. La herramienta tardó más de 24 horas en completar el análisis. Era demasiado tiempo, ya que estaba diseñada para ayudar a los clientes que se encontraban en una situación difícil con el servicio de correo electrónico interrumpido. Necesitábamos un experto en rendimiento que supiera cómo mejorar la escala de la herramienta. En ese momento, entró en escena Kevin Chase, uno de los mejores ingenieros y expertos en depuración de Microsoft. Cuando Kevin introdujo sus cambios, el tiempo de recopilación para toda la topología de Exchange se redujo a dos horas; en servidores individuales el análisis se completaría en menos de cinco minutos.

Ahora, la herramienta funcionaba muy bien, pero sus capacidades de análisis eran limitadas. Necesitábamos un conjunto de reglas más completo que pudiera aplicarse a los datos recopilados. Afortunadamente, las reglas para la recopilación y el análisis de datos estaban almacenadas en un archivo XML que podíamos actualizar fácilmente sin necesidad de volver a compilar el código.

Después de probar la herramienta con varios clientes, descubrimos que los problemas del correo electrónico no se limitaban al software de Exchange Server. En muchas ocasiones, estos problemas se debían a que la infraestructura subyacente, por ejemplo, el sistema operativo o el esquema de resolución de nombres, no funcionaba correctamente. Ampliamos el ámbito de las reglas para que incluyera dichas dependencias. Se necesitaba un análisis global de todo el ecosistema, no sólo de Exchange y los componentes que se ejecutan en Exchange, sino también de las aplicaciones que se ejecutan sobre Exchange. Entonces, se solicitó la participación de proveedores independientes de software (ISV), por ejemplo, proveedores de programas antivirus, para que ofrecieran un conjunto de reglas aplicables a su software.

Todos estos esfuerzos de colaboración se vieron recompensados cuando, a principios de septiembre de 2004, presentamos la versión 1.0 de la Herramienta Exchange Server Best Practices Analyzer como descarga gratuita.

Un factor importante en el éxito de Exchange Server Best Practices Analyzer ha sido nuestra capacidad para responder rápidamente a las necesidades de los clientes y a las actualizaciones de productos. Todas las semanas descubrimos nuevas formas de ejecutar un sistema Exchange. Las reglas de prácticas recomendadas que se han codificado en Exchange Server Best Practices Analyzer provienen de distintas fuentes: nuestro equipo de desarrollo, TI de Microsoft, el departamento de servicio y asistencia al cliente, los servicios técnicos de Microsoft y los propios clientes. El objetivo principal de Exchange Server Best Practices Analyzer es codificar todo ese conocimiento en una sola aplicación. Actualmente, la herramienta realiza más de 1.500 comprobaciones de configuración en cada uno de los servidores de Exchange que analiza. Informa si el servidor tiene problemas para hacer frente a la carga de trabajo, si el software, ya sea de Microsoft o de otro fabricante, está desactualizado y si existe alguna práctica recomendada que debería implementarse.

Como la base de datos de reglas se actualiza todos los meses, los clientes pueden tener la seguridad de que reciben la información autorizada más actual acerca de las mejores prácticas de implementación y ejecución para Exchange Server. Hasta el momento, se han descargado más de 700.000 copias de Exchange Server Best Practices Analyzer.

Una de las principales filosofías de diseño en Exchange Server Best Practices Analyzer es la facilidad de uso. No es necesario que el administrador conozca demasiado acerca de la herramienta para utilizarla. Exchange Server Best Practices Analyzer detecta automáticamente los servidores de Exchange, analiza cómo se utilizan dichos servidores y reconoce las versiones de Exchange Server y Windows instaladas.

Una revisión posterior de los casos de CritSit mostró que Exchange Server Best Practices Analyzer estaba influyendo significativamente en: la rápida disminución del número de problemas relacionados con la configuración. Ahora, la preocupación más importante de los clientes era el rendimiento y la recuperación de desastres, pero Exchange Server Best Practices Analyzer no podía utilizarse para dichos problemas. Una buena herramienta para la solución de problemas, que pueda indicar el motivo principal de un problema en el menor tiempo posible, requiere una interfaz de usuario basada en un asistente. No podíamos utilizar el motor de Best Practices Analyzer para ello, ya que sólo se inicia, recopila información, la analiza y, por último, se detiene; apenas ofrece interacción con el usuario. Necesitábamos un nuevo mecanismo que solicitara información al usuario y admitiera un flujo de trabajo para la solución de problemas diferente. Para colaborar en la creación de este nuevo mecanismo, su incorporaron dos nuevos miembros al equipo: Nicole Allen, una experta en la solución de problemas de Exchange, y Weiguo Zhang, miembro destacado de nuestro equipo de desarrollo de ingeniería sostenida, los encargados de producir revisiones y Service Pack para Exchange. Ambos empezaron a desarrollar la implementación de una máquina de estados finita, un motor que admitiría el flujo de trabajo y la lógica de ramificaciones necesaria en una herramienta interactiva para la solución de problemas. El resultado final fue "Wizard Engine", un motor de asistente que se integraría y colaboraría con el motor de Best Practices Analyzer.

Gracias al duro trabajo de Nicole, Weiguo y otros, en noviembre de 2005, presentamos dos nuevos miembros para la familia de herramientas de Exchange Server Analyzer:

  • Herramienta Microsoft Exchange Server Performance Troubleshooting Analyzer
  • Herramienta Microsoft Exchange Server Disaster Recovery Analyzer

Actualmente, gracias a la información obtenida por nuestras tres herramientas de la familia Analyzer, conocemos mejor los problemas más habituales que suelen presentarse en un entorno de Exchange. Nuestro objetivo final es reforzar Exchange Server frente a dichos problemas de forma que pueda protegerse de posibles interrupciones del servicio. Por ello, hemos empezado a integrar estos conocimientos en la próxima versión de Exchange Server, que recibe el nombre en código de Exchange Server 2007. A continuación, se mencionan varios aspectos en los que estamos trabajando:

  • Configuración automática de opciones predeterminadas importantes   En estos momentos, algunos clientes tienen que ajustar sus servidores cuando instalan Exchange Server. Conocemos ya muchos de los parámetros que están ajustando. ¿No sería magnífico si el producto realizara automáticamente dichos cambios durante la instalación?
  • Implementación de un intervalo de invalidación   Aunque las invalidaciones manuales, que suelen encontrarse en el Registro, pueden continuar siendo necesarias para algunos componentes de Exchange, el usuario no debería poder introducir valores inapropiados. El producto debería protegerse, incluso cuando la protección se haya invalidado.
    noteNOTA:
    Esta situación es más habitual de lo que pudiera parecer. Por ejemplo, muchos artículos de la Knowledge Base de Microsoft describen cómo editar el Registro e incluyen recomendaciones que suelen expresarse en decimales. Sin embargo, en el Editor del Registro (RegEdit.exe), el tipo de entrada predeterminado es hexadecimal. Por ello, es muy fácil introducir un valor que pueda malinterpretarse. Por ejemplo, si se introduce el valor 31.000, podría convertirse accidentalmente en el valor 200.704.

Exchange Server 2007 será una versión más sólida que las anteriores de Exchange Server y, en parte, todo ello gracias al trabajo que se ha descrito aquí; sin embargo, siempre se necesitarán herramientas Exchange Server Analyzer. Por tanto, estamos incorporando estas herramientas en el paquete de Exchange Server 2007. Se mantiene el equipo original, que incluye a Jon, Jack, Kevin, Nicole, Weiguo y a mí mismo. Sin embargo, ahora, dedicamos casi todos nuestros esfuerzos a investigar e implementar nuevas formas de convertir a Exchange Server en el mejor producto de mensajería del mercado.

 
¿Te ha resultado útil?
(Caracteres restantes: 1500)
Gracias por sus comentarios
Mostrar:
© 2014 Microsoft