Exportar (0) Imprimir
Expandir todo

Descripción del entorno de red actual

 

Última modificación del tema: 2005-05-06

Antes de diseñar el sistema de mensajería de Exchange, es importante que conozca los aspectos físicos y lógicos del entorno actual. Desde un punto de vista físico, el diseño depende del tipo y de la integridad de la infraestructura de la red, ya que estos dos factores afectan a la implementación de Exchange, a la colocación de los servidores y a la experiencia de usuario prevista. Desde un punto de vista lógico, Exchange 2003 depende del servicio de directorio Active Directory® para sus servicios, de manera que la estructura de Active Directory que tenga ha de ser sólida. De hecho, es más que recomendable que diseñe la estructura de Active Directory con vistas a Exchange.

importantImportante:
Antes de implementar Exchange 2003, deberá contar con una infraestructura de Active Directory. Al diseñar Active Directory, se aconseja conocer el modo en que Exchange influye en el diseño.

En esta sección se explican los distintos aspectos de la infraestructura de la red y de la estructura de Active Directory que deberían evaluarse al diseñar un sistema de mensajería de Exchange. Para ver una lista de comprobación donde se recogen los factores físicos y lógicos que han de considerarse al evaluar el entorno actual, consulte "Lista de comprobación para la evaluación del entorno actual".

La Herramienta Microsoft Exchange Server Best Practices Analyzer examina automáticamente la red y determina si la configuración se ha establecido de acuerdo con las prácticas recomendadas de Microsoft relativas a la implementación de Exchange. Para obtener más información, consulte Microsoft Exchange Server Best Practices Analyzer Tool (http://go.microsoft.com/fwlink/?LinkId=34707).

Una de las primeras cosas que debe hacer es construirse una imagen global de la red física existente para, de este modo, poder determinar hasta qué punto la infraestructura existente admite Exchange. Durante este proceso podrá reconocer la necesidad de actualizar la red de área local o de área extensa existentes. Comience con una sencilla representación de toda la red que le permita identificar las ubicaciones de las oficinas y las conexiones establecidas entre ellas y, a continuación, agregue más detalles como se muestra en la siguiente figura:

35b73a9b-2451-4c2d-aa07-643fefb496f2

Para obtener una imagen detallada de la configuración de las redes de área local y de área extensa, es recomendable que haga un diagrama de todas las ubicaciones de sitios, tipos de conexión y topologías de red (como bus, token ring o en estrella). Incluya las ubicaciones de los servidores de seguridad y de las redes perimetrales. La evaluación también debería incluir un inventario exhaustivo del hardware que actualmente compone la infraestructura de la red, incluidos los servidores, enrutadores y conmutadores tanto independientes como agrupados por clústeres. Anote asimismo toda la logística del centro de datos, incluidos el espacio entre armarios, el cableado y los sistemas de alimentación. "Lista de comprobación para la evaluación del entorno actual" enumera elementos específicos que se examinan durante esta evaluación.

En general, la infraestructura de la red debería analizarse desde las siguientes perspectivas:

  • Consideraciones geográficas
  • Ancho de banda y latencia
  • Uso actual
  • Sistema de mensajería actual

Todas estas áreas se tratan en las secciones siguientes.

Una vez se hayan trazado las ubicaciones de los edificios, de los campus y de las sucursales, especifique los tipos de conexiones de red que van a cada sitio, así como la colocación de los enrutadores y los conmutadores. Un profundo conocimiento de esta infraestructura puede ser de gran ayuda a la hora de determinar el número de grupos de enrutamiento de Exchange necesario, además de los servidores que conformarán cada uno de estos grupos. También es conveniente saber los puntos de mensajería entrantes y salientes, incluidos los mensajes enviados a servidores de una organización de Exchange y a servidores externos al sistema de mensajería de Exchange.

Un aspecto fundamental en el diseño del sistema de mensajería es la cantidad total de datos que pueden transmitirse a través de la red en un tiempo determinado. Esta cantidad se establece mediante una combinación de ancho de banda y latencia. Por ancho de banda se entiende la velocidad de transmisión de una conexión de red en kilobytes por segundo; en cuanto a latencia, hace referencia a la cantidad de tiempo en milisegundos que tarda una transferencia de datos de un punto a otro. La combinación de estos dos factores determina la cantidad total de datos que pueden transmitirse a través de la red en un tiempo determinado. Además, el resultado de ambos factores influye en la percepción del usuario en cuanto a la duración del proceso de transacción.

Al evaluar las conexiones de red, deberá analizar el ancho de banda y la latencia y comprobar que, si bien algunos tipos de conexiones de red maximizan el ancho de banda, también aumentan la latencia. Por ejemplo, una conexión satélite ofrece un ancho de banda alto, pero no la suficiente latencia si se compara con conexiones terrestres como Frame Relay o Red digital de servicios integrados (ISDN o RDSI) de acceso telefónico.

Al planear ubicaciones y conexiones, establezca el tipo y la velocidad de conectividad de la red, e incluya la cantidad de latencia introducida de acuerdo a la distancia entre sitios. Es posible que necesite recomendar actualizaciones de red como parte del proyecto.

El uso actual de la red es otro punto clave. Compruebe el uso de la red desde todos los puntos de vista incluido el uso que hacen de ella las aplicaciones y los usuarios. Además de identificar las aplicaciones actuales que utilizan la red, tenga en cuenta el impacto de los proyectos o iniciativas que vayan a tener lugar en adelante. Es necesario planear el impacto adicional que las aplicaciones futuras provocarán en la red.

Una consideración verdaderamente importante al evaluar el uso actual es la carga de la red en los períodos de máxima actividad. Para ello, compruebe el número de usuarios en los distintos sitios, así como los modos de uso.

Normalmente, en caso de que un sitio cuente con más de diez usuarios y tenga una conexión de ancho de banda bajo y de latencia alta, debería funcionar en modo sin conexión. Este tipo de sitios se beneficia de las actualizaciones de Windows Server 2003, Exchange 2003 y Outlook 2003, ya que pueden usar todas las características del modo de intercambio en caché de Outlook 2003.

Durante el diseño, debería plantear las siguientes preguntas sobre su sistema de mensajería actual:

  • ¿Qué impacto tiene el sistema actual en la red?
  • Actualmente, ¿tiene una versión anterior de Exchange en ejecución? De ser así, ¿está ejecutando Exchange 5.5, Exchange 2000, o ambas versiones en modo combinado?

Durante el diseño, debe determinar el impacto del sistema de mensajería actual en la red. Para simular el uso del sistema de mensajería actual, haga uso de herramientas de simulación de carga como Microsoft Exchange Server Load Simulation Tool (LoadSim.exe) y la herramienta Exchange Stress and Performance (ESP). LoadSim imita el efecto de un uso elevado de clientes MAPI de Outlook y ayuda a personalizar los perfiles de Outlook que desee utilizar durante la comprobación. En cuanto a ESP, simula el efecto de un uso elevado de clientes no MAPI como el Protocolo de oficina de correos (POP), el Protocolo de acceso a mensajes de Internet (IMAP), el Protocolo simple de transferencia de correo (SMTP) y Outlook Web Access 2003. También puede usar ESP para simular la carga en una arquitectura que incorpora servidores para el usuario.

El método que se utiliza en la actualización de un sistema de mensajería de Exchange existente a uno de Exchange 2003 varía dependiendo de si la versión en ejecución es Exchange 5.5 o Exchange 2000. Si actualmente ejecuta Exchange 5.5 en Windows NT® Server versión 4.0, deberá pensar en mover las cuentas de usuario a Active Directory y, además, en sincronizar la información de directorios, ya que Exchange 5.5 posee un servicio de directorios propio, mientras que Exchange 2003 se basa en Active Directory para tener este servicio. En el diseño de proyecto, necesitará incorporar un método para la sincronización de ambos directorios, además de prever un período de convivencia hasta que pueda migrar completamente a Exchange 2003 y Active Directory. En caso de estar ejecutando Exchange 2000 o un entorno combinado con Exchange 5.5 y Exchange 2000, la actualización a Exchange 2003 es directa siempre que Active Directory ya se haya actualizado con la información de directorios actual. Es por este motivo por el que ha de examinar detenidamente el estado de la información de directorios. Para obtener más información acerca del modo de diseñar la ruta de implementación de Exchange 5.5 a Exchange 2003, consulte "Diseño de la ruta de implementación".

Si actualmente ejecuta Exchange 5.5, otro factor que hay que tener presente es el uso de Exchange 2003 con la función de modo de intercambio en caché de Outlook 2003, a fin de alojar un mayor número de usuarios por servidor y, en consecuencia, reducir el número de servidores de Exchange. Para obtener más información acerca del Modo de intercambio en caché, consulte "Conocimiento de las versiones de Exchange, Windows y Outlook".

 
¿Te ha resultado útil?
(Caracteres restantes: 1500)
Gracias por sus comentarios
Mostrar:
© 2014 Microsoft