Skip to main content

Cinco pasos para preparar sus aplicaciones para Windows 8

En este artículo:


Simplificación del proyecto de análisis y pruebas de las aplicaciones

"¿Cuál es nuestro siguiente proyecto? ¿Probar nuestras aplicaciones para prepararnos para Windows 8? No hay problema, jefe. Solo tenemos alrededor de 950 aplicaciones que debemos considerar..."

Qué tan bien lleve a cabo la parte de la compatibilidad de su proyecto de migración puede representar la diferencia entre una implementación sencilla y una tormenta de llamadas de asistencia, acusaciones mutuas y largas noches de trabajo.

Algunos años atrás, cuando las empresas comenzaron a evaluar Windows Vista, la compatibilidad de las aplicaciones fue el problema que frenó el intento. Algunas veces, las aplicaciones críticas simplemente no estaban disponibles para Windows Vista. En otros casos, las organizaciones no contaban con el presupuesto ni con las ganas de obtener una licencia para la versión nueva designada para Windows Vista. Finalmente, algunos tenían aplicaciones claves personalizadas y los desarrolladores originales ya estaban presentes o disponibles para corregir los errores de compatibilidad.

Si tiene pensado migrar a Windows 8, descubrirá que el proceso de compatibilidad de aplicaciones es mucho más sencillo que años atrás. Si va a migrar desde Windows Vista o Windows 7, la mayoría de las aplicaciones funcionarán sin problemas en Windows 8. Si va a migrar desde Windows XP, descubrirá que la mayoría de los proveedores de software independientes (ISV) han actualizado sus aplicaciones para que funcionen con los sistemas operativos modernos de Windows y probablemente haya actualizado a versiones que son compatibles durante el curso natural de las actualizaciones de software. Por lo que si va a migrar desde Windows XP, Windows Vista o Windows 7, la situación no es ni remotamente complicada si se compara con el pasado.

Dicho eso, preparar su cartera de aplicaciones para una migración de sistema operativo puede ser una tarea de peso. Seguir correctamente los pasos y tomar decisiones inteligentes de administración de riesgo para reducir el alcance de las pruebas puede hacer que la tarea sea mucho más sencilla.

Volver al inicio


¿Por qué las aplicaciones se interrumpen en Windows 8?

¿Qué cambios se realizaron en Windows 8 que causan que las aplicaciones diseñadas para versiones anteriores de Windows no funcionen? Para estar seguros, los equipos de ingenieros responsables de Windows 8 no tomaron el asunto a la ligera.

Los cambios en Windows se hicieron para mejorar la seguridad, la confiabilidad, el rendimiento, la capacidad de uso y, en algunos casos, para eliminar componentes heredados que simplemente han llegado al final de su vida útil. No nos daremos el tiempo de catalogar todos los cambios en este artículo, pero entre aquellos más significativos para la compatibilidad de aplicaciones se incluyen el control de cuentas de usuario/cuentas de usuario estándar y comprobaciones de versión.

Control de cuentas de usuario (UAC)/Cuentas de usuario estándar

Desde Windows XP SP2, la seguridad ha sido una motivación para muchas de las inversiones en Windows. Pero a lo largo del camino, el equipo de ingenieros se dieron cuenta de un par de cosas. En primer lugar, todas las inversiones en seguridad en el mundo no pueden cumplir su misión si cada usuario y cada aplicación tiene la capacidad de desactivar dichas funciones ya que poseen derechos de administrador. En segundo lugar, el equipo escuchó la opinión de muchas organizaciones de que cuesta menos (mucho menos) administrar cuentas de usuario estándar. Pero no podían simplemente eliminar los derechos de administrador y comenzar a ahorrar dinero, ya que muchas aplicaciones no funcionaban cuando hacían esto.

Así que durante el desarrollo de Windows Vista, el equipo de ingenieros se propuso abordar los problemas de compatibilidad de las aplicaciones y brindarle a las organizaciones la capacidad de implementar a sus usuarios como usuarios estándar si así lo desean, otorgar privilegios de administrador local únicamente a quienes realmente los necesitan para hacer su trabajo, como desarrolladores y administradores de TI. Estas características se agruparon y se les llamó Control de cuentas de usuario (UAC). A pesar de varias correcciones automáticas y útiles al software, el proceso todavía necesitaba algunas correcciones manuales y también habían aplicaciones que necesitaban cambios de código.

Si ha estado usando Windows Vista o Windows 7, la mayoría ya habrá sorteado este obstáculo y ahora cuentan con una cartera de software que puede ejecutarse sin derechos de administrador. Pero para la minoría de las organizaciones que desactivaron el UAC e implementaron usuarios como administradores, existe una razón para volver a considerar la decisión ahora, antes de migrar a Windows 8, ya que esta característica es un requisito previo para las aplicaciones envolventes de estilo Windows 8. Los que van a migrar desde Windows XP es posible que cuenten con la mayoría de sus usuarios como administradores locales y es probable que busquen reducir el número de usuarios en esos casos.

Algunas veces, las aplicaciones que se diseñaron esperando los derechos de administradores se corrigen automáticamente, pero muchas otras requieren trabajo manual, mediante las correcciones de compatibilidad (shims) para aplicaciones que se agregaron como parte del UAC. Otras requieren modificaciones en sus códigos para terminar con dependencias muy profundas de los derechos de administradores.

Comprobaciones de versiones

El mayor impacto de la compatibilidad de las aplicaciones, entre todos los cambios que realizamos en Windows 8, es el hecho que cambiamos el número de versión. Y ni siquiera cambiamos el número de versión principal; todavía contamos con una versión importante de 6, algo que ha sido así desde Windows Vista. Después de corregir todas las comprobaciones de versiones para Windows XP, los desarrolladores crearon nuevas comprobaciones de versiones para Windows Vista. Después de corregir lo anterior, los desarrolladores diseñaron nuevas comprobaciones de versiones para Windows 7. Por alguna razón, los desarrolladores no pueden dejar los viejos hábitos. Definitivamente esperamos con ansias el día en que los desarrolladores comprueben correctamente para el "sistema operativo x o posterior"; pero hasta entonces, es un problema relativamente fácil de mitigar con las correcciones de compatibilidad (shims) de aplicaciones.

Volver al inicio


Cinco pasos para administrar la preparación de sus aplicaciones para Windows 8

Al igual que en la mayoría de los proyectos, un proyecto de preparación para una aplicación se vuelve mucho más sencillo cuando se invierte el tiempo necesario para dividir el desafío en tareas lógicas y administrables.

Debe estar acostumbrado a ver la compatibilidad de las aplicaciones dividida en tres pasos principales: detección, análisis y pruebas/correcciones. Sin embargo, nos gustaría agregar dos pasos más: virtualización y orquestación.

Paso 1. Detección de la aplicación

El primer paso es la detección de la aplicación, lo que involucra crear una lista de las aplicaciones que considera como aplicaciones administradas y que, por lo tanto, debe validar en la nueva plataforma antes de la implementación.

A medida que continúa la evolución de sus capacidades de administración de los activos de software (SAM), la dimensión que tiene el mayor impacto en un proyecto de compatibilidad de aplicaciones es el establecimiento de prioridades de las aplicaciones. El estado ideal es ser capaz de colocar sus aplicaciones en una de las siguientes categorías (aunque puede llamarlas de otra forma, lo importante es el comportamiento que estas categorías generan):

  • Aplicaciones administradas: Estas aplicaciones se consideran críticas para el negocio y, por lo tanto, requieren de pruebas proactivas para administrar los riesgos cuando se modifica el entorno y luego se requieren más pruebas en respuesta a migraciones de mayor riesgo. Debe detectar todas las aplicaciones administradas antes de comenzar la migración.
  • Aplicaciones con soporte técnico: Estas aplicaciones son importantes para el negocio, pero se pueden abordar durante la etapa piloto. Si bien puede estar al tanto de muchas de estas aplicaciones con soporte técnico, no resulta fundamental que haya detectado cada una de ellas antes de comenzar un piloto.
  • Aplicaciones sin soporte técnico: Estas aplicaciones no poseen soporte técnico por parte de TI y, por lo tanto, no debe estar al tanto de ellas. No es necesario que realice esfuerzos adicionales para eliminarlas, ya que los usuarios son los responsables de la compatibilidad de sus propias aplicaciones.
  • Aplicaciones no admitidas: Estas aplicaciones son las que intentará eliminar activamente del entorno. Nuevas tecnologías como AppLocker pueden ayudar a aplicar restricciones contra estas aplicaciones. Si bien es posible que deba conocer estas aplicaciones para implementar una restricción, no es necesario que las detecte durante el proyecto de compatibilidad de aplicaciones.

Si sus capacidades de SAM están relativamente evolucionadas, es posible que pueda simplemente consultar su base de datos de aplicaciones para obtener la lista de aplicaciones administradas. Sin embargo, muchas organizaciones no son capaces de hacer este tipo de solicitud en la actualidad. Como resultado de esto, muchas organizaciones deben comenzar su proceso de detección al crear manualmente una lista de las aplicaciones administradas.

En algunos casos, tiene sentido comenzar este proceso de detección con un inventario de las aplicaciones, lo que asegura que detecte todo lo que se debe administrar. En otros casos, es más prudente crear esa lista manualmente con solo preguntar. (Esto resulta especialmente cierto para plataformas con una lista de aplicaciones suficientemente grande para que la racionalización del inventario sea poco práctico, como URL de web donde un verdadero inventario de URL únicas visitadas generalmente puede alcanzar decenas o cientos de millones). No es imprescindible detectar todas las aplicaciones que todo el mundo haya instalado o usado; "no dejar roca sin voltear" no es el enfoque que debe tomar. Sin embargo, es importante detectar todas (o casi todas) las aplicaciones que se deben administrar. (Está bien si omite algunas esta vez; suele suceder. Simplemente no olvide tomar nota de dichas aplicaciones para la próxima vez).

Cuando determina que es necesario recopilar un inventario, afortunadamente existen varias herramientas disponibles que pueden ayudarle a automatizar el proceso. También puede usar el kit de herramientas de compatibilidad de aplicaciones (ACT) de Microsoft, disponible como descarga gratuita. O si ya posee otro mecanismo de inventario (como Microsoft System Center Configuration Manager o Microsoft Asset Inventory Service), puede usarlo como punto de partida.

Para que la lista de aplicaciones administradas sea más útil en el futuro, idealmente debe capturar más que solo el nombre de la aplicación. Información sobre quién usa la aplicación, cuál es la función del usuario y qué tan importante es la aplicación para el usuario puede resultar muy útil para la migración y para actividades actuales de SAM.

El proceso de detección tiene la ventaja secundaria de identificar aplicaciones muy usadas que todavía no administra. Le conviene incorporarlas a su órbita para que pueda asegurarse de que se administran correctamente y de que cuentan con la versión aprobada y las actualizaciones de software requeridas.

Paso 2: Analizar las aplicaciones

¿Cuántas aplicaciones admite actualmente que se han reemplazado o que ya no son del gusto de usuarios empresariales? En la mayoría de las organizaciones este número es considerable; en algunos casos se trata de la mayoría de las aplicaciones. Después de terminar la detección de aplicaciones y de comprobar el estado de la situación, el siguiente paso es evaluar la lista de las aplicaciones administradas y filtrarlas, antes de emprender el lento (y costoso) proceso de las pruebas de regresión. Algunas aplicaciones se deben degradar a aplicaciones con soporte técnico y no se deben probar de forma proactiva, mientras que otras se pueden promover y ahora requerirán atención adicional durante la migración.

Establezca objetivos apropiados para su cartera de aplicaciones. ¿Cuál es el número total de aplicaciones que desea administrar y qué número es capaz de entregarle soporte técnico? ¿En qué punto se debe promover una aplicación al estado de administrada?

Después de definir sus objetivos, es hora de facilitar las cosas y limitar las aplicaciones que necesitan pruebas.

  • Elimine las aplicaciones redundantes o sin usar. Sin duda, descubrirá que tiene varias aplicaciones que realizan la misma función. Este el momento indicado para decantarse por una aplicación única por cada función y eliminar aquellas que se han vuelto obsoletas. Una buena sugerencia es probar y asignar las dependencias de las aplicaciones, ya que es posible que deba admitir una versión heredada de una aplicación para que el ISV siga admitiendo otra. Y deseará desechar aquellas que rara vez o nunca usó. Hará que las pruebas sean más fáciles y también podría ahorrarse gastos por licencias.
  • Elimine varias versiones de la misma aplicación y estandarice según la más actual. En casi todos los casos, la versión más nueva funciona mejor y es la más segura y confiable. Nuevamente, preste atención a las dependencias entre las diferentes aplicaciones.
  • Recopile información de parte de usuarios empresariales para establecer prioridades de las aplicaciones que son vitales para los negocios y determine qué departamentos están usando qué aplicaciones. Esto será útil cuando secuencie su proceso de pruebas; le conviene alinear el intervalo de sus pruebas con su implementación preconfigurada de la nueva imagen de escritorio.

Paso 3: Evaluar las incompatibilidades y las opciones de mitigación

El siguiente paso consiste en determinar cuáles de sus aplicaciones administradas funcionan correctamente en Windows 8. Es importante que prepare el proceso para aplicar esta prueba.

Si una aplicación requiere soporte técnico del proveedor, asegúrese de que el primer paso sea investigar el estado actual del soporte técnico. Definitivamente no deseará pagar el resto del proceso para una aplicación que no querrá ejecutar. Si requiere soporte técnico, pero la versión que posee actualmente no cuenta con dicho servicio, entonces su siguiente paso consiste en obtener una versión actualizada que sí lo posea. Algunas personas también eligen investigar el soporte técnico del proveedor para aplicaciones que no requieren de soporte técnico. Si las aplicaciones se usan habitualmente, por lo general puede buscar declaraciones de soporte técnico suficientes para que esta sea una actividad que valga la pena y una declaración de soporte técnico es una excelente predicción para determinar si la aplicación funciona o no.

Algunos clientes eligen realizar pruebas preliminares mediante el personal técnico, análisis estático con herramientas de compatibilidad y, algunas veces, ambas. Esta prueba técnica puede ser muy útil para determinar la compatibilidad de los paquetes y las aplicaciones.

El árbitro final de compatibilidad siempre es la prueba de aceptación del usuario (UAT). El usuario es el factor más importante para determinar que no existen errores que afecten los escenarios del usuario. El trabajo realizado antes de la UAT muchas veces está diseñado para simplificar el proceso de UAT para el usuario, quien es, por lo general, un voluntario que no asegura su participación.

A lo largo del camino, pueden descubrir aplicaciones que necesitan trabajo para prepararlas para Windows 8, en especial si está migrando desde Windows XP. En este punto, dispone de varias opciones:

  • Reemplazar la aplicación incompatible por una versión nueva. Este es ciertamente el método más confiable, pero desafortunadamente también es el más costoso. Si la aplicación es vital para los negocios o de algún modo estratégica para las operaciones, esta es la opción que debe tomar.
  • Cree correcciones de compatibilidad (shims) para sus aplicaciones existentes. Las correcciones de compatibilidad (shim) son una función de compatibilidad de las aplicaciones que se presentaron por primera vez en Windows 2000 y que le permiten modificar solicitudes al sistema operativo subyacente. Por ejemplo, existen correcciones de compatibilidad (shim) que le permiten simular una versión anterior del sistema operativo y correcciones de compatibilidad (shim) que le permiten redirigir la lectura y escritura de archivos hacia ubicaciones alternativas. Existen una cantidad pequeña de recarga de la administración, ya que deberá mantener una base de datos de correcciones de compatibilidad (shims), pero este enfoque es muy eficaz y puede remediar muchos errores de compatibilidad. Esta suele ser la ruta más rentable y puede ser la única opción si ya no tiene a mano al proveedor de la aplicación. Una advertencia: muchos proveedores no proporcionarán soporte técnico para aplicaciones con correcciones de compatibilidad (shims). (Por supuesto, si la aplicación dispone de soporte técnico, entonces puede simplemente llamar al proveedor y solicitar una actualización, ¡no necesita las correcciones de compatibilidad (shim)!).
  • Usar la directiva de grupo para cambiar el comportamiento incorrecto de la aplicación. Por lo general, modificar la configuración del sistema con la directiva de grupo puede solucionar los errores de compatibilidad, pero esto también tiene algunas desventajas. En esencia, este enfoque usa una directiva para deshabilitar una característica o función especial que provoca el error de la aplicación. Lamentablemente, en muchos casos estas funciones involucran la seguridad del sistema subyacente, de manera que el intercambio es significativo. De igual modo, la aplicación debe tener configuración de directiva de grupo para habilitar esta capacidad de administración.

En el caso de aplicaciones personalizadas o internas puede modificar el código. Esta no es una opción de la que dispone siempre, pero si está disponible, son excelentes opciones de ayuda. Existen guías de compatibilidad de las aplicaciones que destacan los cambios realizados entre Windows XP y Windows Vista, entre Windows Vista y Windows 7 y entre Windows 7 y Windows 8. Estas guías están disponibles gratuitamente para ayudar a los desarrolladores a comprender los cambios entre los sistemas operativos, con el fin de corregir los errores que afectan la compatibilidad.

Paso 4: Prepararse para la implementación del sistema operativo y opciones nuevas de entrega de aplicaciones

El inicio de un proyecto de migración de sistema operativo es un excelente momento para volver a pensar cómo empaqueta y entrega aplicaciones a sus usuarios. Las tecnologías de virtualización de las aplicaciones han mejora considerablemente y han abierto opciones que posiblemente no estaban disponibles la última vez que decidió un estándar de empaquetado; debe considerar los diferentes modelos de empaquetado y entrega de aplicaciones antes de comenzar el proceso de pruebas. Puede descubrir que los ahorros en los costos del empaquetado de las aplicaciones, junto con el ahorro en pruebas y preparación, superan en gran medida los costos de la implementación de un entorno virtualizado, al mismo tiempo que brindan un entorno de aplicación más flexible y fácil de administrar.

Virtualizar su cartera de aplicaciones proporciona varias ventajas para la capacidad de administración y la flexibilidad, pero una ventaja clave es que se minimizan los conflictos de aplicación con aplicación. Estos conflictos surgen cuando debe ejecutar dos versiones de la misma aplicación al mismo tiempo, como por ejemplo cuando la asistencia entrega soporte técnico para varias versiones de una aplicación, o cuando el departamento de finanzas migra a una versión más nueva de su software de contabilidad pero requiere acceso al antiguo para cerrar el año fiscal.

Paso 5: Secuenciar el proceso de pruebas, pilotos e implementación

En el paso 1, hablamos sobre la recopilación de información adicional sobre sus aplicaciones que sería útil más adelante en el proceso. Una excelente forma de aprovechar estos datos es respaldar un proceso de implementación que le permite crear un buen impulso y ver que tiene éxito antes durante el proceso.

Una de las metodologías de implementación con más éxito que hemos visto es implementar por función. Por supuesto, la implementación tiende a esperar hasta que la compatibilidad de las aplicaciones haya finalizado, por lo que si puede identificar qué funciones usan qué aplicaciones, se puede centrar en hacer que todas las aplicaciones usadas en esa función sean compatibles primero y luego puede comenzar la implementación para dichas personas.

Pero, ¿qué funciones debe elegir primero? Algunas consideraciones para tomar esta decisión suelen incluir cuántas aplicaciones se usan por personas que realizar dicha función (para que pueda determinar primero las funciones con un número pequeño de aplicaciones y presenciar ganancias tempranas), o funciones donde se tolera mejor un error (para que pueda trabajar en un entorno menos riesgoso mientras va conociendo el camino a seguir).

Una vez que haya probado las aplicaciones de una función en especial, puede comenzar las pruebas piloto dentro de dicha función. Es posible que encuentre problemas de aplicaciones adicionales en el camino con las aplicaciones con servicio técnico (ojalá no sus aplicaciones administradas, pero si ese es el caso, siempre puede aprovechar su plan secundario), pero mientras su asistencia técnica tenga la capacidad de brindarle soporte técnico a esas aplicaciones, puede continuar expandiendo el piloto hasta que finalmente se convierta en una implementación completa. Función por función, puede abarcar toda la organización, trabajando de cerca con las personas responsables de la implementación de la imagen del sistema operativo para coordinar y continuar avanzado. Antes de que se de cuenta, ¡habrá alcanzado todos los puestos que tiene como objetivo para la implementación de Windows 8!

Volver al inicio


Recursos adicionales

Preparar su cartera de aplicaciones para una migración a Windows 8 puede ser una tarea importante, pero afortunadamente existen diversas herramientas y abundante orientación para simplificar y administrar mejor este proceso. En este artículo, solo hemos dado un vistazo superficial; si está listo para ahondar en los detalles y echar a andar el proceso, un excelente siguiente paso es visitar la página principal de la compatibilidad de aplicaciones de Windows en TechNet, descargar el kit de herramientas de compatibilidad de aplicaciones y comenzar a desarrollar su plan de proyecto.

También puede encontrar información útil y asistencia en el Blog de Chris Jackson. También puede obtener más información sobre las tecnologías de virtualización mencionadas arriba mediante la Zona de recursos de Microsoft Desktop Optimization Pack.

Para obtener más información sobre Windows 8 o cualquiera de las tecnologías de cliente de Windows, visite Windows 8 TechCenter donde encontrará la información más reciente, asistencia y conexiones de la comunidad.

Volver al inicio

Tareas principales

Recursos relacionados

Manténgase informado

Microsoft está realizando una encuesta en línea para comprender su opinión del sitio web de. Si decide participar, se le presentará la encuesta en línea cuando abandone el sitio web de.

¿Desea participar?